Comunidad Anime


 
ÍndicePortal*GaleríaFAQRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Mi Cuerpo espín (SasoxDei) (Shonen ai)

Ir abajo 
AutorMensaje
youko_saiyo
Soldado
Soldado
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 34
Edad : 32
Localización : Donde los sueños nacen
Fecha de inscripción : 14/09/2008

MensajeTema: Mi Cuerpo espín (SasoxDei) (Shonen ai)   Dom Sep 14, 2008 8:55 am

Mi Cuerpo espín

Primera parte
En las noches de tormenta, las personas solían reunirse cerca de la chimenea para escuchar las historias que en esas ocasiones se contaban, entre canciones, misterio, leyendas y mitos.
Un grupo de personas se encontraba alrededor de un anciano, era una noche fría y de tormenta, por lo que todos se encontraban alrededor de la fogata, aunque, claro, el mejor lugar lo tenia este pintoresco y divertido anciano
-¿Qué historia nos contaras? –pregunto un pequeño con gran ilusión
El anciano le sonrió divertido, apoyo su bastón en el suelo mientras se llevaba una mano a la barbilla, pensando
-Veamos…. Mmm, ¿Qué historias seria buena para esta noche? –se pregunto a si mismo –Ya se… ¿Les gustaría escuchar la historia de mi amigo, el rey y de cómo llego a serlo?
-¡Si! –exclamaron todos con gran entusiasmo
-Pues bien, como toda buena historia debemos iniciarla con un, era se una vez…
-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

Era se una vez… En un pequeño pueblo, pobre, pero no por eso infeliz, vivía una pareja de casados, se amaban inmensamente, pero aun así no eran del todo felices, pues la pareja no podía tener hijos, tal fue el deseo y desesperación de la mujer por tener un hijo que a una bruja fue a ver
-¿Así que un hijo deseas tener? –dijo una anciana mujer, su piel arrugada y en la nariz una verruga, su callo blanco y maltratado, en su regazo un negro gato dormía, mientras ella con paciencia en una mecedora se mecía
-Si, ese es mi mayor deseo –dijo la pobre mujer, mirando ala bruja con algo de cautela, ya que de una bruja no hay que confiar, pues siempre buscan la forma de al desprevenido devorar.
-Pues eso te daré… Mas tu hijo igual a los demás no será y por eso en la vida solo se vera.
-Eso jamás sucederá, yo lo amare y querré, lo abrigare en entre mis brazos cuando tenga frió y descansare su cabeza en mi pecho cuando este cansado
La anciana soltó una pequeña risita característica en las brujas.
-Bien, Bien… Si ese anhelo tan grande en ti es, la forma de hacerlo realidad te daré.
La mujer sonrió feliz y escucho atenta a lo que la bruja le decía
-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

-¿Qué fue lo que le dijo la bruja? –pregunto un joven
-Pues… Pociones le dijo que tomara y después de con su esposo estar, con su cabeza a los pies de este debería dormir
-¿y lo hizo? –pregunto un hombre joven
-De cabeza durmió, las pociones tomo y los encantamientos recito y asta la sangre de un cuerpo espín bebió.
-Que asco
-¿Y lo logro?
-Si, lo hizo, mas no era lo que se esperaba
-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

En invierno fue la tan esperaba llegada, pero no era lo que se esperaba, pues, en vez de un hermoso y regordete niño, un pequeño con apariencia de cuerpo espín fue lo que de hijo tuvieron.
-¡Es el demonio! –exclamo el hombre al ver pequeño en brazos de su madre –Dios nos esta castigando…
-No seas ridículo –lo regaño la mujer –si es hermoso y mira, sus espinas son mas suaves que las plumas de un a ave
-No seas ridícula mujer… Ese es el mismo demonio y hay que deshacernos de el
-Eso no lo haré, este niño es mi hijo y lo defenderé de cualquiera que intente dañarlo, tu incluido –El hombre por vencido se dio, solo el mas tonto intentaría quitarle su cachorro a una hembra, se arriesgaría a perder mas que el orgullo
El pequeño comenzó a llorar, tenia hambre, mas como bebe humano no lloraba, su llanto a un animal sonaba.
-Míralo, ni siquiera llora como un niño normal
Pero la mujer no le presto atención, estaba centrada en su pequeño como para importarle lo que el hombre dijera o hiciera.
Una vez su hambre fue saciada, en los brazos de su madre durmió, la mujer siempre con amor de madre lo miro, mientras en su pequeña cuna lo recostó, un beso en su pequeña frente y luego lo arropo
-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

-¿Cómo llamo al bebe?
-¿No les he dicho su nombre? –pregunto con inocencia el anciano
-No –dijeron todos
-Pues.. Sasori por nombre le pusieron
-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

Los años pasaron y el bebe en una saludable niño se convirtió, pero como de esperarse era, con las burlas y el mal trato de los habitantes de la villa creció y por si eso no fuera poco, con el desprecio de su padre debió enfrentar.
-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

-Que crueles –dijo una pequeña
-Si., pero en la vida de Sasori no todo era sufrimiento, pues su madre siempre lo cuido y mimo, siendo un niño feliz –dijo el anciano –Después de todo, ¿Cómo podría el témpano de hijo que era su padre opacar el intenso calor que era su madre? –pregunto el anciano –Pero a veces el frió puede llegar a atravesar ese calor y eso es lo que duele aun mas.
-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

La familia se encontraba comiendo tranquilamente, el hombre a su hijo con mueca de asco vio, pues el chico como un animalito comía, sin usar las manos o cubiertos, solo la boca.
-Deja de hacer eso –dijo entre dientes el hombre mirando como su hijo como cerdo comía.
-Déjalo comer como guste –le dijo la mujer.
Sin embargo el hombre a su mujer esta vez no escucho, se levanto de su lugar y con un palo a su hijo golpeo, sacándolo de la casa
-¡Si como los animales quieres comer con ellos comerás! –la mujer miro esto sin poder hacer nada, le debía respeto a su marido por lo que en esa ocasión no podía interferir
Pero para Sasori el adaptarse a vivir con los animales difícil no fue, pues estos lo trataban como a uno de ellos
-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

-Los años pasaron.. Y Sasori decidió irse de casa, creyendo que era mejor para todos
-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

-Promete que te cuidaras –le dijo su madre mientras de besos su cara llenaba
-Lo haré madre –le respondió el
-Llévate algo de Ganado –le dijo su padre con tono melancólico –Es tu herencia
-gracias... Padre –dijo Sasori –Adiós Madre –dijo y a su Gallo subió
-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

-¿Un gallo como montura? –dijo un joven –Eso si que es raro
-¿Y que esperaban de alguien con apariencia de Cuerpo espín? –pregunto divertido el anciano –Pues bien... Con un ultimo beso en la frente de su madre, Sasori subió a su gallo y se alejo en compañía de sus animales, al verlo partir, su madre sintió, en su corazón abrirse una pequeña herida que fue creciendo con el correr de los años asta que finalmente, este se rompió en mil pedazos.
-¿Y murió? –pregunto la pequeña
-Si, murió, murió de tristeza...
-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

Los años pasaron, un día un rey salio a dar un paseo por el bosque, pero para su mala fortuna, se perdió en este, camino y camino por varias horas, asta que a las puertas de un imponente castillo llego, para su fortuna, las puestas estaban abiertas y en el castillo ningún alma se veía, camino por los pasillos buscando rastro de algún ser viviente, pero nada... Finalmente llego al gran comedor donde un festín se encontraba, hambriento y al no encontrar a nadie en el lugar, procedió su hambre calmar, cuando pronto un sonido estridente escucho y ahí, frente a el se encontraba una bestia horrenda.
-¿Cómo osas entrar a mi hogar y comer mis alimentos? –dijo molesta la bestia
-Señor... Lo siento, pero es que estaba perdido y hambriento... Soy un rey puedo pagarle por estos
El monstruo lo miro detenidamente
-Esta bien –dijo –Puedes quedarte y en la mañana te llevare cerca de tu palacio
-¡¡Gracias señor!! –exclamo el rey agradecido
-Mas el precio que deberás pagar es entregarme al primero que te reciba, el cual iré a cobrar en luna llena
El rey acepto, pues sabia que su fiel perro seria el primero que lo recibiría.
Ambos se sentaron a la mesa, disfrutando del vino mas sabroso y de la comida mas exquisita, finalmente el anfitrión comenzó a tocar su gaita
-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

-La melodía que interpretaba era única en verdad –dijo el anciano –Era una melodía que comenzaba con un hola y terminaba con un adiós que era dulce y triste ala vez
-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

El rey arrullado por aquella melodía, dormido se quedo y ala mañana siguen ya repuesto, se levanto.
-Bien, es hora de llevarte a tu palacio y de que cumplas tu promesa
-Si, señor
Y así, la criatura cerca de su palacio lo llevo, al ya estar en las puertas de su palacio, no fue su fiel mascota quien lo recibió primero sino su hijo, un hermoso joven de cabello rubio y largo.
-¡Padre! –dijo el príncipe lanzándose a los brazos del rey –Me da gusto que ya estés en casa, nos tenias preocupado
-Deidara!! –dijo el rey feliz, olvidando por un momento la promesa hecha -¡Que alegría que hayas venido a recibirme!
Pero su alegría poco le duro, pues aquella melodía asta sus oídos llego aquella melodía, entro a palacio con su hijo, no estaba dispuesto a dejar que su pequeño se fuera con esa criatura, por lo que algo debía hacer.
-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

-¿Romperá su promesa? –pregunto la pequeña
-O lo intentara, pero como sabemos, a una criatura mágica nunca debes engañar, porque el precio mas caro pagaras, pero es algo que les contare mañana
-¡No! –dijeron todos
-Jeje, lo siento pero mis viejos huesos ya no pueden mas... Así que les prometo que mañana terminare el relato
-¿Lo prometes?
-Lo prometo n-n
Continuara...
-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.fanfiction.net/u/668193/Youko_Saiyo
youko_saiyo
Soldado
Soldado
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 34
Edad : 32
Localización : Donde los sueños nacen
Fecha de inscripción : 14/09/2008

MensajeTema: Re: Mi Cuerpo espín (SasoxDei) (Shonen ai)   Dom Sep 14, 2008 8:55 am

Segunda Parte
-¡Rápido, rápido! –dijo uno de los niños
-Tranquilos, mis viejos huesos ya no son lo que eran antes –se quejo el anciano mientras se acomodaba en su asiento –Bien... ¿Dónde me quede? –pregunto el anciano –A si, ya me acorde, pues bien, el rey regreso a su palacio junto a su hijo.
-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

El tiempo paso, y como lo había dicho, Sasori por su pago regreso, mas como era de esperarse el Rey a cumplir su parte del trato se negaba.
el rey afligido ante su promesa no durmió en toda la noche, solo pensaba, como el hambre y el frió podían ser capaces de orillar a las personas a hacer cualquier cosa, en su caso, prometer dar su mayor tesoro a una monstruosa criatura.
¿Cómo poder salvar a su amado hijo de aquella promesa? Pensó el pobre Rey, con gusto daría su vida si fuera necesario ya que su querido hijo no tenia la culpa de aquello promesa y de la des fortuna de haber sido el primero en recibirlo.
Toda la noche el rey busco y busco una manera de romper aquella promesa, pero el sueño por fin lo venció y cayo en los brazos de Morfeo.
-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

-Pobre Rey –dijo la pequeña
-Si, pobre, pero el mismo forjo su destino, y que nunca hay que prometer algo de forma precipitada, ya que nunca se sabe que puede suceder.
-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

Al día siguiente el Rey hizo preparar un gran festín, con los mejores manjares y mas delicioso vinos, era, en secreto, una despedida de su vida misma o peor aun, de su amado hijo.
La hora llego, la tierra retumbo, el cielo se oscureció y un inmenso viento abrió las puertas del gran salón con un estruendoso sonido, dejando ver la figura de aquella criatura.
Los ojos de ambos se cruzaron por un instante, en unos, había tristeza, miedo y dolor, mientras los otros se mantenían serenos, tranquilos.
-Dejadme solo con esta criatura –ordeno el Rey después de un rato de silencio.
Al verse totalmente solo con la criatura, tomo su corona, con el porte característico de un Rey y la coloco en su trono, se acerco a la criatura, quien lo miraba con curiosidad y para sorpresa de esta, el Rey se hinco agachando la cabeza.
-Oh, misericordiosa señor, tomadme a mi como otra promesa, soy solo un viejo tonto que quiere que su hijo viva en el reino que lo vio nacer y crecer, a mi me quedan pocos años pero podré servirle como usted desee, sin reproche, por favor, lléveme a mi en lugar de mi amado hijo, se que te prometí que te entregaría al primero en recibirme pero es que a el lo amo mas que a mi vida y deseo que el reino en mi lugar.
La criatura ayudo al Rey a levantarse, lo miro a los ojos de manera desaprobadora.
-¿Es que acaso no tenéis palabra? –le pregunto con tono molesto –Te invite a mi mesa, te brinde un lecho donde pasáis la noche, habéis prometido en mi mesa y casa que el primero que te recibiera me darías –dijo –Yo solo quiero que tu promesa cumplas y si palabra no tienes es porque verdadero Rey no eres –Sasori guardo silencio por unos segundos –Si ese es el caso, significa que eres solo un vil y mentiroso gobernante
El Rey bajo la mirada, triste con la negativa de la criatura, le dio la espalda a Sasori, tomo su corona y se la coloco nuevamente para luego sentarse en su trono y golpear el suelo fuertemente con su cetro, al instante un paje apareció.
-Traed al príncipe a mi presencia, decidle a mi hijo que deseo verle.
Al instante mismo, el paje salio veloz, a tal grado que por poco se tropieza con uno de los muebles de la sala.
Al verse solos nuevamente, el Rey se atrevió a hablar.
-disculpa mi osadía –dijo apenado –Pero es a mi hijo a quien te lleváis y antes que Rey padre soy y como tal he de luchar por el, pero una promesa es una promesa y la e de cumplir
Sasori asintió
Al poco rato, el paje regresa con el príncipe y su bella madre, soberbia y elegante como solo una reina podía ser, la cual tomo su lugar junta a su Rey.
Al ver al príncipe, Sasori quedo encantado ante la belleza del muchacho, era mucho mas hermoso de lo que pensaba.
Al instante un silencio se apodero de la habitación, pues tanto madre e hijo veían ala criatura entre temerosos y confundidos
-Hijo mió –hablo el Rey rompiendo aquel espantoso silencio –Es necesario que hable con tigo frente a esta criatura
-¿Qué queréis decirme padre? –pregunto el joven rubio -¿Y que tiene esta criatura que ver con migo?
El Rey sintiéndose agobiado, tomo la mano de su reina para darse valor, pero no fue necesario que hablara, pues la criatura lo hizo en su lugar
-Serás mi esposo... compartirás mi lecho y mi hogar
-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

-¿Su esposo? –dijo uno de los jóvenes
-¡Que tierno!
-Tu estas loca ¬¬
-Jeje, niños no peleen y déjeme continuar –dijo el anciano con una sonrisa en los labios –Pues bien, Sasori había dicho que lo desposaría
-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

La reina iba a protestar, pero el rey apretó mas su mano, dándole a entender que callara, La reina, sumisa, tan solo bajo la mirada.
-Si es la voluntad de mi padre y madre acepto mi destino –dijo el príncipe con suma tristeza.
Sasori asintió, se sentía un poco culpable, pero no por eso se retracto.
-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

-Esa misma tarde se celebraron las nupcias –dijo el anciano –Pero boda mas triste no existió jamás, los padres del príncipe y la misma corte lloraban la desdicha del joven rubio.
-Pobre, tener que estar con esa criatura
-Ah, pero las apariencias engañan
-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

Ya entrada la noche, el aterrado príncipe esperaba a su marido en el lecho nupcial, al sentirlo cerca, cerro los ojos, fingiendo dormir, para su supresa sintió la calida caricia de su marido, acariciar, después se alejo, sentándose cerca de la chimenea, tomando su gaita comenzó a interpretar aquella melodía que comenzaba con un hola y terminaba con un adiós, que era dulce y triste ala vez.
El príncipe se fue arrullado por aquella dulce melodía, quedando dormido, o al menos eso fue lo que Sasori pensó, se levanto y con un simple movimiento, sus espinas al suelo cayeron.
-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

-El príncipe desde su lecho, espiaba a su marido –dijo el anciano –Maravillado ante el joven frente a el
-¿cómo era el? –pregunto
-Cabello y ojos como la sangre misma, piel blanca y de rostro angelical
-Que envidia –dijeron las chicas al mismo tiempo
-Que suerte tiene el príncipe –dijo una de ella
-Mujeres -.-
-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

El príncipe miro salir a su esposo, asta llegar, lo miro por la ventana de su habitación, lo vio jugar con los animales, alumbrado por la luz de la luna llena que con gentil mano acariciaba su cuerpo desnudo y se sorprendió a si mismo acariciando la piel que su marido había dejad, aquellas púas, olvidadas cerca de la chimenea, las acaricio.
-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

-Tan suave como las plumas de un ave y tan calida como la lana –dijo el anciano mientras se acomodaba en su lugar –Sin darse cuenta, el príncipe, en brazos de Morfeo, callo rendido.
-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

El príncipe se despertó de un sobresalto, frente a el, se encontraba su esposo.
-Mi señor –dijo el rubio –Yo... Cuando desperté, no estabais aquí, y como dejasteis aquí vuestra piel de púas
-¿A quien prefieres como esposo? –pregunto el pelirrojo -¿al hombre? ¿O al animal?
-Yo tengo un esposo señor, que es lo que es, ni mas ni menos.
-Pues entonces perdónale por volver a su piel –Sasori guardo silencio por unos instantes –Estoy embrujado y no puedo abandonarla... Pero si no dices nada en tres noches, tu leal amor romperá el hechizo romperá siempre
-Lo prometo mi señor
-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

El anciano soltó una pequeña risita
-Pero ya sabemos todos como son las promesas y los secretos –dijo -¿qué sentido tiene un secreto si no puede ser compartido? –dijo –Y ese cosquilleo que te va royendo por dentro y esa tentación de adornar nuestras conversaciones
-¿Pero no por eso es un secreto?
-Si pero la naturaleza del humano es así –dijo con una sonrisa –Y claro, nuestro príncipe tenia una madre y las madres tienen la habilidad de descubrir nuestros mas profundos secretos, somos como libros abiertos para ella, nos conocen incluso mejor que nosotros mismos y la reina era madre y vio como su hijo ala mañana siguiente iba corriendo a desayunar, ¡A desayunar!, el que desde su casamiento, nunca quería comer nada
-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

-¡Muy buenos días madre! –exclamo con jubilo el joven rubio
-¿tienes hambre? –le pregunto su madre
-Bastante madre –dijo para luego besarla en la mejilla y tomar su lugar en la mesa
-¿Haz dormido bien? –le interrogo su madre
-Si muy bien
-¿No te molesta ese animal?
-No madre... Y por favor no le llames animal
Los dos monarcas se miraron a los ojos
-Escucha hijo –hablo la reina –Anoche tu padre y yo fuimos a ver a una adivina a contarle tu tragedia y ella conoce eso... Bichos raros... Y tiene un remedio, ¿comprendes?
-Lo se –dijo inconscientemente el rubio
-¿Lo sabes? –cuestiono su padre
-Quiero decir, que lo sospechaba
-Te lo ha dicho el, ¿No es así?
-No me ha dicho nada... Yo me imagino que es eso
-Dime... ¿Suele quitarse la piel?
-N-no, no se la a quitado –dijo nervioso
-Solo hay una forma de romper el hechizo y es tirando su piel al fuego, solo quemando su piel quedara libre del hechizo.
-¡No es esa la manera!
-A ya veo... Así que te lo ha contado
Ninguno dijo nada mas, pues en ese momento, Sasori hizo acto de presencia, comenzando a devorar sus alimentos como si de un animal salvaje se tratara, pero aquellas palabras dichas por la reina quedaron grabadas en la mente del rubio.
-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

-Aquella noche, la tercera .dijo el anciano –Volvió a suceder lo mismo, pero el príncipe estaba obsesionado con el consejo de su madre y...
-¿Qué paso? –preguntaron todos emocionados
-El príncipe lanzo la piel al fuego
-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

De pronto, un terrible alarido se escucho, despertando a todos... Deidara corrió en auxilio de su esposo, el cual había regresado a ser aquella criatura.
-¡Esposo! –dijo mientras trataba de tomarlo del brazo, pero Sasori, de un manotazo lo mando al suelo.
-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

-Sasori subió a su gallo y se fue del castillo dejando a un destrozado y arrepentido Deidara
-Que triste
-Si, lo es –concordó el anciano –Pero la historia no termina ahí mi niña –dijo sonriéndole
-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

-¡Deidara! –llamo su padre a la puerta de la habitación de este, pero por mas que tocaban, el no respondía
-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

-Y ahí se quedo , el hermoso príncipe llorando junto al fuego y no permitió entrar a nadie, ni siquiera a su bien amado padre y ahí se quedo pensando y pensando asta grabar su silueta en el suelo y por fin comprendió lo que tenia que hacer...
-¿Qué cosa?
-Fue con el herrero... Y pidió que le hicieran unos zapatos de hierro y aquella noche mientras todos dormían, se escapo del palacio, dispuesto a recorrer el mundo en busca de su esposo, camino y camino, cuando se desgasto su primer par de zapatos, aun no había encontrado a su esposo
-Que tiste
-Pobre del príncipe
-Pero se lo tiene merecido
-Después de que su primer par se desgastara, consiguió uno nuevo y reanudo su viaje lleno de esperanzas, desgasto el segundo, pero siguió andando, siempre buscando, siempre esperando oír una música que empezara con un hola y terminara con un adiós que fuera dulce y alegre a la vez... Pero, nada –dijo el anciano –Asta que un día, triste y desvalido se cerco a las aguas de un arroyo, ahí vio para su pesar que sus cabellos se habían tornado blancos, añoraba su pelo rubio, pero mas añoraba al esposo que había perdido para siempre
-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

Llego a una pequeña caballa, perdida en la inmensidad de la nada, no pudo evitarlo, abrió la puerta y vio como un cuervo entraba por la ventana y se posaba en la única silla que había, frente a una pequeña meza, en la cual había un plato de comida, de repente, aquel cuervo se trasformo.
¡Era el! Su amado esposo, al que por tanto tiempo había buscado sin descanso.
Sasori tomo la copa y la levanto
-Brindo ala salud de ese hermoso rubio que no supo mantener su promesa una sola noche mas –dijo para luego beber de su copa
-Esposo... –llamo Deidara
-¿Qué haces aquí? –pregunto fríamente -¿Cómo me haz encontrado?
-He recorrido el mundo buscándote... he gastado la suela de tres pares de zapatos... Mi pelo se ha vuelto blanco... Pero aquí estoy –mientras hablaba, el príncipe se acercaba mas y mas a su esposo, quien le daba la espalda -¡Quiero recuperarte! –dijo –Y cubrirte de carisias y de besos –Al decir eso ultimo , lo tomo del brazo obligándolo a levantarse y encararlo
Ambos comenzaron a forcejear.
-No –decía entre gruñidos, mientras que sus púas comenzaban a vibrar y el cariaba a su aspecto humano y regresaba a ser cuerpo espín, finalmente su lado humano gano y de su espalda un cuervo salio volando, rompiendo así el hechizo.
Ambos se miraron a los ojos, Deidara tenia la mas bella sonrisa, jamás vista por los ojos del pelirrojo.
Sasori alzo una mano y acaricio los cabellos blancos de su esposo y se besaron
-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

-Y así fue como el príncipe que no supo mantener su promesa, recupero a su esposo sin perder en ningún momento la esperanza de encontrarlo, regresaron al castillo y con el tiempo, su pelo volvió a ser rubio y volvió a celebrarse la boda –dijo el anciano –Y yo estuve incitado y conté el mejor cuento que nunca había contado, un cuento que empezaba con un hola y terminaba con un adiós
-¿Y vivieron felices?
-Claro que si, vivieron felices mientras comían perdices –dijo el anciano –Bueno, es hora de irnos ala cama
-¿Qué cuento nos contaras mañana?
-Eso lo veremos mañana pequeña, ahora es momento de ir ala cama
Owari...
-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

Lizergchan: Espero les gustara la conclusión de este fic
Youkosaiyo: Esto esta basado en una serie que solíamos ver antes, se llama “el narrador de cuentos” nn
Lizerg-chan: Si desean alguna pareja en especial para el siguiente fic, solo díganlo nn
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.fanfiction.net/u/668193/Youko_Saiyo
 
Mi Cuerpo espín (SasoxDei) (Shonen ai)
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Como Fuego, Tu Cuerpo
» Hasta Apagar mi Cuerpo
» Cuerpo de Prisiones
» Daniel Pennac trae a España "Diario de un cuerpo" o las memorias de la carne
» LOS GUSANOS COMIERON TU CUERPO

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Comunidad Anime :: Zona Fan :: FanFic-
Cambiar a: